qué pasa después de la transferencia de embriones

Transferencia de embriones: ¿Qué ocurre después?

La transferencia de embriones es el paso final de la FIV en el proceso de la gestación subrogada. Este momento es uno de los más emocionantes e importantes del procedimiento porque es la fase exacta en la que se produce el embarazo tan deseado. En esta última parte de la técnica FIV, los embriones desarrollados en el laboratorio son introducidos en el útero de la mujer gestante para que por fin se produzca la implantación en su endometrio y así el embarazo. 

Es un momento tan importante y decisivo en la gestación subrogada. Justamente porque después de semanas de medicamentos, monitoreo y recuperación de óvulos, los embriones resultantes se han cultivado en el laboratorio durante de 3 a 6 días hasta que al fin están listos para ser transferidos al útero de la gestante. Para los futuros papás la transferencia de embriones en gestación subrogada es el gran momento en el que se confirma el embarazo. Cabe decir que si los embriones fueron congelados, ya sea para que el cuerpo de la mujer gestante descanse antes de la transferencia o porque quedaron de un ciclo anterior, se descongelarán cuidadosamente antes del procedimiento.

En esta parte de la gestación subrogada, la esperanza de los pacientes está en su punto más alto. Ha habido mucha preparación hasta el momento y, ahora por fin, comienza la difícil tarea de esperar para descubrir si finalmente el embrión se ha implantado. Para la pareja de futuros padres es fundamental comprender qué esperar en este momento, además de cómo cuidar a la mamá gestante si se desea en este moment. Esto puede ayudar a calmar los nervios tanto de la pareja como de la mujer gestante en los días previos a la prueba oficial de embarazo. 

 

¿Cómo funciona una transferencia de embriones?

 

La transferencia de embriones es un proceso relativamente fácil y simple. A diferencia del procedimiento de recuperación de óvulos, es probable que la mujer gestante no necesite anestesia ni sedación, y puede esperar que se le dé el alta en 2 o 4 horas. Como hemos mencionado, se pueden usar embriones frescos o congelados (y las tasas de éxito y los resultados sob buenos en ambos).

El médico, guiado por un ultrasonido, utilizará un catéter de transferencia fino para mover los embriones a través de la vagina y el cuello uterino hacia el útero en la mujer gestante. Una vez que haya ocurrido la transferencia, la mujer gestante descansará 30 minutos o una hora en la sala de recuperación. La mayoría de mujeres gestantes se toman el resto del día libre para relajarse en casa. No obstante, la transferencia de embriones es un procedimiento muy seguro y rutinario. Los efectos secundarios son raros, aunque puede experimentar algunos calambres leves. Algunas gestantes pueden ser enviados a casa con una receta de progesterona suplementaria para apoyar el posible embarazo temprano.

 

¿Qué pasa después de la transferencia?

 

Algunos médicos recomiendan a la gestante reposo en cama durante 24 horas, pero no hay pruebas que sugieran que esto sea necesario. Otras fuentes sugieren que reanude las actividades normales, ya que moverse puede mejorar el flujo de sangre al útero. Sinceramente, es probable que no importe mucho lo que decida hacer: escuchar a su cuerpo y hacer lo que le sienta bien. Si ella se siente cansada, debe tomarse su tiempo para relajarse o, si se siente nerviosa, dar un pequeño paseo puede ayudar a aliviar el estrés.

Por lo general, hay una espera de dos semanas entre la transferencia y su primera prueba de embarazo. La paciencia de la pareja de futuros padres es difícil en esta etapa porque sus mentes se preguntan constantemente si la mujer gestante está embarazada y hacerse una prueba de embarazo en casa tan pronto puede dar resultados engañosos.

La hormona usada para desencadenar la ovulación justo antes de la recuperación del óvulo, hCG, es la misma hormona que se usa para medir el embarazo en los HPT. Puede permanecer en el torrente sanguíneo durante algún tiempo y dar un falso positivo, que puede ser emocionalmente muy difícil para los padres futuros. En el otro lado de la escala, en un embarazo muy temprano, su hCG natural puede ser demasiado baja para registrarse en la prueba, produciendo un falso negativo y causando angustia innecesaria.

Durante esta espera de dos semanas, la mujer gestante puede experimentar síntomas como si estuviera a punto de comenzar su período. Síntomas que pueden ocurrir:

  • Hinchazón leve
  • Fatiga
  • Cambios de humor
  • Dolor en los senos
  • Manchado de luz

 

Es muy difícil determinar si estos son síntomas premenstruales o síntomas tempranos del embarazo, y es posible conducirte a la distracción al tratar de interpretarlos de una manera u otra.

La verdad es que todo lo que la mujer gestante puede hacer es esperar. Si alguno de estos síntomas se agrava, o si comienza a tener dificultad para respirar, dolor en el pecho o dolor en la parte inferior del abdomen, debe comunicarse con su clínica de inmediato.

 

¿Hay alguna precaución que la gestante pueda tomar después de la transferencia para mejorar las posibilidades de implantación?

 

En este punto, se ha hecho todo lo posible para lograr un buen resultado. Durante estas dos semanas, lo más importante es tomarlo con calma. La mujer gestante debe descansar, dormir lo suficiente y asegurarse de evitar sustancias potencialmente dañinas, como la cafeína, el alcohol y el tabaco. Se le recomienda abstenerse del ejercicio vigoroso y las relaciones sexuales ya que cualquiera de ellos puede causar contracciones uterinas y puede causar problemas.

La mujer gestante debe asegurarse de comer una dieta saludable, como si ya estuviera embarazada, con mucha proteína, fibra y verduras, y evitar los alimentos con riesgo como los quesos suaves y los mariscos ricos en mercurio. Sobre todo, es importante tener una fuente de apoyo emocional durante este tiempo estresante. Estar con su pareja, amigos, familiares, un terapeuta o grupo de apoyo, puede ayudar a pasar el tiempo y aliviar algo de estrés tanto como para la mujer gestante como para los futuros padres.

 

¿Que viene después?

 

Aproximadamente dos semanas después de la transferencia, su clínica le pedirá a la mujer gestante que se haga un análisis de sangre para determinar si está embarazada.

Si la prueba es positiva, por lo general, permanecerá bajo el cuidado de su equipo de fertilidad hasta que tenga entre ocho y diez semanas de embarazo. Ellos controlarán el embarazo en desarrollo con análisis de sangre y ultrasonidos hasta que esté listo para transferir su atención a un OB regular. Si la prueba es negativa, se reunirá con su médico para reagruparse y planificar sus próximos pasos.

Algunos pacientes y médicos prefieren esperar un ciclo antes de volver a intentarlo, mientras que otros están felices de reanudar el tratamiento casi de inmediato.

 

Desde SCRC nos involucramos al máximo con nuestros pacientes y la mujer gestante. El equipo de  Southern California Reproductive Center es uno de los más respetados grupos de médicos y doctores en el campo de la gestación subrogada y uno de los centros mejor establecidos del mundo. Estamos ubicados en California, la meca de esta práctica, y estamos orgullosos de proporcionar ayuda tanto a parejas heterosexuales como homosexuales que buscan cumplir su sueño de ser padres. En SCRC creemos que todo el mundo debe tener la oportunidad de construir una familia.

¿Te gustaría recibir más información? ¿Tienes alguna pregunta que hacernos? Por favor, escríbenos y enseguida de contestaremos para atender tu consulta. O si lo prefieres, llama al 676 354 807. Te ofrecemos asesoría integral en gestación subrogada.

No Comments

Post A Comment