Relación con la gestante subrogada - SCRC

Relación con la gestante subrogada

¿Cómo es la relación con la gestante en un proceso de subrogación? En la gestación subrogada, la figura central del proceso es la gestante sustituta. Una mujer quien, voluntariamente, decide gestar un bebé para otra persona o pareja (padres de intención). En Estados Unidos el match con la gestante debe ser mutuo. Es decir, no solo los padres de intención tienen la decisión, sino que la decisión es recíproca.

Mientras que en algunos países la relación con la gestante se limita a gestar el bebé y entregarlo al finalizar el embarazo, en Estados Unidos y Canadá la relación con la gestante subrogada es muy diferente, llegando a crearse lazos profundos entre las partes implicadas.

Tanto la gestante como los padres de intención pueden elegir el tipo de relación que desean tener antes, durante y después del embarazo. Así, la cercanía que tenga la gestante con los padres dependerá del consenso al que se llegue.

La relación con la gestante sustituta antes del embarazo

Como hemos mencionado, la gestación subrogada en Estados Unidos requiere de una aceptación mutua. Mientras que los padres de intención tendrán acceso a una base de datos con gestantes subrogadas, la sustituta también participará en el proceso y puede aceptar o rechazar a una persona o pareja en base a sus criterios personales.

Generalmente la relación inicia con una entrevista entre las partes. De esta forma, los padres de intención podrán conocer a la gestante y comprobar que su decisión de gestar al bebé es voluntaria y altruista.

Por otra parte, la gestante podrá conocer con quién se criará el bebé al que gestará y podrá tener la tranquilidad de que tendrá un entorno estable y positivo.

Con esta entrevista se consigue un primer acercamiento entre las partes, tras el cual se procederá a dar inicio al proceso.

 

Durante el embarazo

 

Durante el desarrollo del embarazo, el contacto entre las partes es fundamental para que los futuros padres se sientan integrados en la gestación y puedan comprobar la correcta evolución del embarazo. Actualmente, a pesar de las distancias, es posible mantener una relación constante. Skype, Whatsapp y las redes sociales ayudan mucho a mantener este vínculo entre las partes.

La agencia puede ayudar a crear un calendario de actualizaciones, coincidiendo con los controles médicos. Así los padres de intención podrán llevar un seguimiento de todo el embarazo y participar en el proceso. Por ejemplo, algunas gestantes deciden hacer una videollamada durante las ecografías para que los padres puedan compartir el momento y, si es necesario, hablar con el médico.

Al igual que en cualquier tipo de relación, pueden surgir retos y problemas. Es importante actuar con tranquilidad y mucha empatía.

 

La relación con la gestante subrogada después del parto

La relación entre gestante sustituta y padres de intención puede mantenerse en el tiempo. Hay quien crea una relación tan estrecha que llegan a sentir a la gestante como un miembro más de su familia. Otros permanecen en contacto en fechas especiales, enviando fotos y vídeos del niño a la gestante. Y otras parejas deciden continuar con su vida por separado.

No hay una fórmula mejor que otra, cada parte decidirá hasta dónde desea ver crecer este vínculo.

Para algunos padres también es importante que su hijo pueda conocer a la gestante que hizo posible su existencia. Este suele ser el caso de las familias homoparentales, en las que la relación con la gestante subrogada durante el embarazo fue suele ser muy estrecha y mantenerse en el tiempo. De esta forma podrán explicarle al niño en el futuro cómo la gestante ayudó a su gestación.

En ciertos casos, la gestante sustituta repite el proceso, ayudando a los padres a traer al mundo un hermanito/a.

 

¿Y si no quiero tener contacto?

 

También se puede dar el caso de que los padres de intención no quieran conocer a la gestante y prefieran dejarlo todo en manos de la agencia. Estos casos suelen ser minoría. Aquí la agencia será la encargada de informar a los padres de los controles y el seguimiento del embarazo.

Otras gestantes deciden no conocer a los padres de intención y minimizar la relación con ellos para reducir la implicación emocional.

En resumen…

 

Es importante destacar que las gestantes subrogadas no son madres adoptivas, ni vientres de alquiler. De hecho, el término madre subrogada es totalmente incorrecto. La gestante no tiene ningún vínculo genético con el bebé, al crearse el embrión con un óvulo donado o de la madre de intención. Por tanto, no se puede hablar de una maternidad subrogada, sino de una gestación o embarazo subrogado.

La relación entre padres de intención y gestante sustituta requiere de una buena comunicación entre las partes y una alta dosis de empatía.

Los padres de intención, sobre todo los primerizos, pueden llegar a sentir muchas dudas. Es importante que entiendan que la gestante subrogada debe continuar con su ritmo de vida, independientemente del embarazo. Por este motivo es importante poner límites en cuanto a la comunicación, respetando los horarios de la gestante.

La relación que se establece entre la gestante y los padres de intención no es obligatoria ni existe un número máximo o mínimo de llamadas, mails o fotografías. Cada proceso es único y las partes establecerán los límites y el tipo de relación que llevarán. Los pilares para el éxito de la relación son la confianza, la comunicación y la flexibilidad.

No olvides que, al igual que tú, la gestante sustituta también está pasando por una montaña rusa de emociones. Y es importante encontrar tiempo para agradecerle por el precioso regalo que te está dando. Con esta premisa, es importante cuidar el vínculo emocional y respetar los deseos de las partes.

 

Contacta con SCRC para más información sobre la gestación subrogada en Estados Unidos.

No Comments

Post A Comment